Archivo el febrero 6, 2021

Que la Fuerza te Acompañe: Entrenamiento de Fuerza en personas infartadas

Que la Fuerza te acompañe:

Entrenamiento de Fuerza en personas infartadas

Un comportamiento habitual en personas que sufren una enfermedad del corazón es el abandonar aquellas actividad que suponga un esfuerzo físico.

Tanto médicos como familiares, con la mejor de las intenciones, intentan reducir las actividades que supongan un esfuerzo para así evitar posibles daños al corazón. “No cargar mucho peso” se vuelve entonces un mantra.

Uno de los problemas de este mantra es que implica que la persona comience a  abandonar actividades que antes disfrutaba, reduciendo su motivación, su actividad física y fragilizándola. 

Celso Huerta cerca

Ir a la compra, jugar con los niños pequeños, desbrozar la finca, cuidar la huerta, subir escaleras… son algunas de las actividades que implican cargar o manejar pesos.

Parte de una vida sana y autónoma consiste en poder realizar estas tareas de manera habitual sin limitaciones.

Un buen nivel de fuerza nos ayudara a disfrutar de las pequeñas cosas del día a día y a prolongarlas en el tiempo.

¿Cargar pesos es realmente peligroso tras un infarto?

Como todo en Galicia, depende. La dosis hace el veneno, que dirían otros.

Un correcto plan de entrenamiento de fuerza es fundamental para mejorar la calidad de vida y reducir los riesgos de sufrir un nuevo infarto.

Los programas de Rehabilitación Cardiaca incluyen siempre entrenamiento de fuerza adaptado cada persona y a su contexto.

Sí es cierto que en algunos casos puede haber alguna contraindicación, y es por ello que deberíamos contar con algún Educador Físico especializado para guiarnos en los primeros momentos. Pero por lo general, no realizar entrenamientos de fuerza tiene más contraindicaciones que hacerlo.

¿Qué beneficios tiene el entrenamiento de fuerza?

 

En población general, el entrenamiento de fuerza esta ampliamente recomendado para mejorar y mantener la calidad de vida. 

En personas con cardiopatías, estos beneficios se acentúan, ya que ayudan a controlar Factores de Riesgo Cardiovascular, como el sobrepeso, la hipertensión o el colesterol.

Trabajar la fuerza no implica entrenar como un culturista. Entrenar media hora – tres cuartos de hora dos veces a la semana pueden suponer un gran beneficio.

Y es que la cantidad de músculo es incluso más importante que la cantidad de grasa corporal como predictor de mortalidad.

Los músculos no son solo unos órganos que se encargan de mover los distintos huesos del cuerpo. Son mucho más, y juegan un papel importantísimo en el organismo. Pero eso daría otro artículo.

Para recuperar tu corazón y mejorar tu calidad de vida y salud, no lo dudes, ¡entrena fuerza y levanta pesos!

Bibliografía

  • Maroto JM, de Pablos C. Rehabilitación Cardiaca. 2011. Panamericana, MADRID.
  • Plegezuelos E, Miranda G, Gomez A, Capellans L. Principios de Rehabilitación Cardiaca. 2010. Panamericana, MADRID
  • Thow, M. (Ed.). (2006). Exercise leadership in cardiac rehabilitation: an evidence-based approach. John Wiley & Sons.